La salud, un derecho humano fundamental para los migrantes

9

Inicia el segundo día de Visión 2019. En el 2018 Colombia albergaba a más de 1.000.000 de venezolanos huyendo de la crisis, mientras que en el 2012 solo resguardaba 120.000.

En el Coliseo de Competencias de la Universidad de la Costa, se llevó a cabo la conferencia ‘Migrants, Refugees, and Global Public Health: Making Sense and Dispelling Non-Sense’ en español ‘Migrantes, Refugiados y la Salud Pública Mundial: Dar Coherencia y desvanecer la Incoherencia’, a cargo de Kamyar Arasteh, profesor de New York University.

En su intervención, Arasteh habló sobre la migración desde diferentes puntos de vista, la importancia salud pública mundial y la responsabilidad de ayudar a los inmigrantes. También, manifestó que las personas tienen una percepción errónea de la cantidad de migrantes frente a la población real que tiene su país. Solo en Colombia, la población migrante representa un 0.3% ante la creencia promedio de las personas que perciben la cantidad de migrantes en un mayor porcentaje, atribuyéndole un 17%.

Arasteh, indicó que los fenómenos migratorios son transitorios e inevitables, ya que migrar es una acción fundamentalmente humana desde los inicios de nuestra evolución. Para dar un ejemplo de esto, enfatizó que Venezuela acogía aproximadamente 1.000.000 de refugiados para el 2012, mientras que Colombia para esas fechas sólo resguardaba 120.000 refugiados; a diferencia del 2018, donde Colombia albergaba a más de 1.000.000 de venezolanos huyendo de la crisis.

Continuando con la conferencia, el ponente expresó que la salud es una parte integral para la migración y que de acuerdo al tratado firmado por las Naciones Unidas “Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular”, es un deber de sus estados miembros garantizar que los procesos migratorios sean satisfactorios para los migrantes.

También, destacó que el derecho a la salud es un derecho humano básico y que se debe velar porque los migrantes cuenten con ellos ya que actualmente son considerados una población en riesgo. Igualmente, enfatizó que se debe tener cuidado a la manera en la que se refieren a esa población, ya que se encuentran en estado de vulnerabilidad y eso los puede afectar.

Al mismo tiempo, manifestó que hay países que garantizan a los inmigrantes el derecho a la salud respaldado por la ley, como es el caso de Singapur, que les daba salud gratuita a los ciudadanos provenientes de Bangladés. Pero, hay otros que no como Estados Unidos donde un inmigrante ilegal puede ser penalizado por hacer uso de los servicios de salud o como España que en un intento de ahorrar 250 millones de euros le negó la salud a los inmigrantes ilegales en múltiples niveles.

En contraste a eso, resaltó que los inmigrantes con acceso a la salud producen incremento en el ingreso per cápita y el producto interno bruto de cada país. De hecho, darle acceso a la salud a los inmigrantes le produce ahorros y ganancias a la nación que los acoge.

Por otra parte, señaló que las actividades cotidianas como el comercio son más propensas a transmitir enfermedades, al traer productos de consumo humano sin ser tratados de la manera adecuada y que es difícil que las enfermedades como VIH, hepatitis o la misma influenza sean transmitidas por inmigrantes por su difícil forma de contagio.

Finalmente, enfatizó que para promover la salud para los migrantes se debe ser racionales y solidarios ante esta situación, asimismo, se deben emplear diversos factores en múltiples niveles, como erradicar las ideas erróneas de los inmigrantes y propiciar la acción comunitaria contra la xenofobia.

 

La salud, un derecho humano fundamental para los migrantes

Please publish modules in offcanvas position.

top arrow